El pasado sábado viajé hasta Castellón para encontrarme con distintos actores del sector pesquero artesanal del Mediterráneo, y conocer de primera mano las dificultades que atraviesa su colectivo.

En concreto, me explicaron cómo les está afectando lel injusto reparto de cuotas de Atún rojo entre las distintas modalidades pesqueras, de las que siempre salen perjudicadas las pequeñas embarcaciones.

Por otro lado, los pescadores del mediterráneo nos transmitieron una preocupación que está bastante extendida a lo largo y ancho del sector primario, que tiene que ver con la trazabilidad del producto, que se solucionaría con un etiquetado desde el origen.

Además, los pescadores denunciaron el intrusismo por parte de algunos pescadores deportivos (sin muerte) que muchas veces pescan para consumo propio y que no hay apenas controles para evitar esto. Por cada barco con licencia para pescar hay 17 embarcaciones deportivas en el Mediterráneo.

Comments

comments

About Author