“Los acuerdos del Consejo de la UE suponen mejoras para España con respecto a la propuesta inicial de la Comisión Europea pero siguen perjudicando gravemente a sectores artesanales, como el cerco”, ha afirmado la eurodiputada. 

Estrasburgo, 13-12-2017.– La eurodiputada y portavoz de Pesca de Podemos, Estefanía Torres, ha lamentado hoy que la voz de los pescadores no haya sido tenida en cuenta en el  reparto anual de los Totales Admisibles de Capturas (TAC) y de las cuotas pesqueras en aguas de Atlántico y el mar del Norte para 2018. Unos repartos acordados hoy en el Consejo de ministros de Pesca de la Unión Europea. “Dichos acuerdos, obtenidos tras casi 22 horas de negociaciones y con una total falta de transparencia, suponen mejoras para España con respecto a la propuesta inicial de la Comisión Europea pero siguen perjudicando gravemente a ciertos sectores artesanales, como el cerco”, ha afirmado la eurodiputada.

En concreto, Torres se ha referido al recorte aprobado para el jurel de un 24% en la zona 9-A, “que deja en una situación muy delicada a los pescadores del cerco. Es una decisión que resulta difícil de comprender ya que el año pasado se subió el TAC un 8%, considerando que la especie estaba en óptimas condiciones”. “También desde la pesquería de la sardina se ha demandado reiteradamente conocer la información que sitúa a la especie por debajo del límite de biomasa y, aunque no está sometida al régimen de TAC, podría prohibirse su captura a partir de enero, con el consiguiente daño a la economía de muchos pueblos de toda España”.

 

Para Torres, “es decisivo mantener la sostenibilidad de las especies marinas. Pero también lo es salvar el modo de vida de miles de personas a las que la mar da de comer. No se puede culpabilizar exclusivamente a los pescadores de la disminución de stocks por culpa de la sobrepesca cuando estos stocks vienen ya mermados por las condiciones ambientales y ni los Estados ni la UE asumen medidas para atajar estos problemas”.

La eurodiputada ha demandado que los repartos pesqueros se hagan incluyendo las voz y las demandas de los pescadores, para que estos puedan participar en unas las decisiones que les afectan directamente. “Pero para esta UE parece mucho más importante abrir los mercados a la entrada de conservas y de pescado fresco de terceros países que escuchar las demandas del sector”.

La flota pesquera española perdió un 11% de sus barcos en 5 años, al pasar de las 10.505 unidades registradas en 2011 a las 9.299 del año pasado. El desguace de esas más de 1.200 embarcaciones llevó aparejada la destrucción de más de 4 mil de empleos. El Gobierno español sigue incumpliendo el artículo 17 de la Política Pesqura Común, que obliga a los Estados miembros a aplicar criterios transparentes y objetivos en el reparto de cuotas, tales cmo el impacto de la pesca en el medio ambiente, el historial del cumplimiento, la contribución a la economía local y los niveles históricos de captura.

Comments

comments

About Author